Los 18 Mejores Consejos para Emprendedores

Ser joven muchas veces se confunde con personas inexpertas o poco intuitivas, lo que suele ser un obstáculo para entrar al mundo laboral y desarrollarse en las empresas, sin embargo, los jovenes emprendedores destacan por su entusiasmo, versatilidad y dinamismo, así como sus ganas de “crecer” e ideas innovadoras, ello los convierten en bancos de creatividad, al igual que a la hora de emprender un negocio, ejemplo de estos emprendedores que iniciaron en su cochera son Bill Gates, Steve Jobs y el más reciente, Mark Zuckerberg, que crearon un imperio gigantesco de empresas tecnológicas, haciendo hasta lo imposible por concretar su visión, sin importar cuánto se tuvieron que sacrificar o perder.

Los Mejores Consejos para los Emprendedores

Emprender un nuevo proyecto de negocio no es algo fácil, es por esto que a continuación te presentamos diez sencillos y prácticos consejos que te ayudarán a incursionar dentro del mundo empresarial:

  1. Planificación ante todo

Siempre que se desee emprender un proyecto, ya sea pequeño oPlanificación para emprendedores grande, los emprendedores deben crear una guía que les permita visualizar el camino y avanzar, en este caso es necesario establecer un plan de negocio eficiente y simple, sin llegar a complejos manuscritos que suelen ser incomprensibles, para esto solo es necesario crear un documento estructurado que contenga la información mas relevante para la adecuada toma de decisiones, destacando lo que quieres hacer (misión, visión, metas y objetivos), el tipo de modelo de negocio, estrategias de alcance y proyecciones, además del tipo de mercado que se cubrirá y los presupuestos.

La planeación estratégica es inútil, a menos que haya primero una visión estratégica” (John Naisbitt, autor de Futures Studies).

  1. Conforma redes de contacto y alianzas estratégicas

La búsqueda de información suele llevar mucho tiempo y esfuerzo, pero los beneficios que se obtienen permiten mejores ideas. ParaAlianzas estratégicas minimizar tiempo y esfuerzo se puede optar por crear una red de contactos, con el objetivo de conformar una comunicación permanente y el pleno intercambio de conocimientos entre diversos emprendedores del mismo giro, estos pueden ser locales, regionales y hasta internacionales, así mismo deben romperse paradigmas y hacer alianzas estratégicas con la competencia.

En el futuro las empresas ya no competirán entre sí, sino entre redes y alianzas estratégicas” (Philip Kotler, fundador de Kotler Marketing Group).

  1. Conoce tu entorno, reconoce al cliente y ofrece beneficios

El éxito y estabilidad de un negocio no se consiguen de la noche a la mañana, pues al momento de iniciar con el proyecto empresarial se deben tomar en cuenta dos puntos muy importantes, como son: conocer el entorno donde se Entornoubicara la empresa y el mercado que tendrá que cubrir, así como a la competencia; además tener una estrecha relación y comunicación con el cliente permitirá reconocer sus necesidades, de esta manera siempre se podrá ofrecer algo novedoso y que aporte beneficios

Cuando arrancas con tu negocio, no es tan importante hacer un business plan perfectamente definido a tres años como saber de dónde vendrán tus ingresos. Para hacerlo bien, no sólo tienes que echar cuentas, también deberás salir a la calle y hablar con clientes potenciales y con gente de tu sector. Esto te llevará, seguramente, a rehacer tu idea inicial. Un buen plan y un estudio de mercado hecho por el propio emprendedor, puerta a puerta, es garantía razonable de éxito” (David Pérez García, fundador de Damtec).

  1. Siempre contrasta opiniones tanto de expertos como de clientes

No se puede saber todo, ni dejar el futuro de una empresa en una sola persona, pues para afrontar todos los retos del proceso de toma Opinionesde decisiones es necesario buscar información adicional, esta puede ser obtenida de diferentes fuentes (instituciones de apoyo, agentes) o de asesores externos,  como inversionistas privados, así como de los mismos empleados, de instituciones educativas y las más importantes que provienen de las opiniones de los clientes, por eso es muy importante escuchar y observar sin imponer ideas propias, de esa manera se podrá tener una visión más amplia y critica.

Un fanático es alguien que no puede cambiar de opinión y no quiere cambiar de tema” (Winston Churchill, político y estadista británico).

  1. Analiza, toma decisiones y asume riesgos

Sin duda la acción de tomar una decisión en concreto suele ser una cuestión difícil y compleja, pues en muchos casos cubre diversas áreas de una empresa e involucra a diferentes actores que puedenAnaliza ser afectados de forma negativa. Ante esto, siempre se deben analizar tanto aspectos favorables como los desfavorables, sean internos o externos, además se deben de minimizar riesgos y maximizar oportunidades, ello debe hacerse sin perder tanto tiempo o titubear y estando consientes de los problemas que pudiesen presentarse, para así afrontarlos y seguir adelante.

En mi camino, me ayudó entender que no debería arrepentirme tanto del fracasar, sino de no haberlo intentado” (Jeff Bezos, CEO de Amazon).

  1. Conforma la plantilla ideal y valora sus triunfos

Al momento de emprender un negocio es necesario buscar y elegir al personal indicado que integrará la plantilla laboral, estas personas deben tener amplios conocimientos y experiencia en temas que noPlantilla ideal domines, así como complementarse contigo y con todo el equipo, a su vez, en caso de decidir tener socios, deben tener las mismas aspiraciones de crecimiento y recursos que les permitan conseguir de forma más rápida los objetivos y metas preestablecidos. Por otra parte reconoce los méritos de tus empleados, de esta forma obtendrás mayor productividad y un capital humano más optimista, versátil y comprometido con la causa.

No te engañes. No puedes conseguirlo sólo. Así que haz partícipes a tus empleados de los éxitos de tu negocio. Al fin y al cabo, esto es un barco lleno de tripulantes, aunque tú lleves el timón y seas el que no duerma por las noches. Si se hunde, os hundís todos. Así que, si las cosas van bien, que la tripulación se entere. Y si van mal, se lo cuentas a tu almohada” (Fernando Vilches Guijarro, fundador de Viajeconnosotros.com).

  1. Nunca te rindas, aprende de los errores y busca oportunidades

Cuando tenemos en mente un ideal, debemos estar conscientes de que ningún éxito es inmediato, pues implica contratiempos, fracasosNunca te rindas y pérdidas, por ello es necesario aprender a levantarnos y a corregir nuestros errores, buscando oportunidades de crecimiento para tu negocio y siempre teniendo en cuenta que las mejores oportunidades surgen cuando menos se esperan.

Si miras de cerca verás que la mayoría de las historias de éxito ‘inmediato’ tomaron mucho tiempo” (Steve Jobs, Fundador de Apple).

  1. Siempre ahorra y nunca pienses solo en el beneficio económico

Un emprendedor tiene que buscar la forma de obtener mayores ganancias, pero con los menores gastos posibles, sin que ello implique estar pensando en hacerse rico y sin reducir la calidad deSiempre ahorra servicios o productos, pues a final de cuentas el cliente o usuario final es quien decidirá la permanencia o eliminación de cualquier proyecto presente o futuro, para cumplir con ello, es fundamental reflexionar y analizar el momento mas oportuno a la hora de invertir o comprar algo, saber dónde adquirirlos, encontrar los mejores precios y evitar “lujos” innecesarios.

Si sólo estás pensando en hacerte rico, vas por muy mal camino. Tienes que tener vocación de empresario. Plantéate primero qué tipo de empresa quieres crear, y con qué proyección de futuro. Hay emprendedores que montan su negocio únicamente porque se quedan en paro y no tienen –o no ven– otra salida. Es una fuente continua de problemas. Por mucho que te asocies con personas motivadas, si algo sale mal, tirarás la toalla a la primera de cambio” (Javier Carril, co-fundador de ExeCoach).

  1. Ten presentes a las autoridades hacendarias

Estar en regla y al tanto de las disposiciones de las autoridades de administración tributaria permitirá no pasar sobre la ley, lo cual implicaría hacerse acreedor a sanciones administrativas e inclusoAutoridades hacendarias penales. Este tipo de aspectos para algunos emprendedores es algo complejo, que les absorbe tiempo valioso para sacar adelante nuevos proyectos o acelerar el proceso de estabilización de la empresa o negocio si ese fuese el caso, para cumplir con dichas disposiciones de forma correcta y puntual es necesario contratar personas o empresas especializadas en la materia, delegando parte de esta responsabilidad, pero siempre estando al pendiente y dando seguimiento del proceso.

Mi empresa funcionaba perfectamente casi desde el inicio, la oficina no daba abasto con todo el trabajo y tuve que contratar (buena señal). Sin embargo, al trabajar con la Administración Pública, tenía enormes problemas de liquidez, puesto que me pagaban muy tarde, cuando mis pagos se tenían que hacer en el momento (empleado, copistería, alquiler, seguros…)” (Juan Alejandro Goñi Uriarte, fundador de Klicestudio Arquitectura y Diseño).

  1. Crea estrategias adecuadas de publicidad y mercadotecnia

La publicidad y la mercadotecnia son herramientas de gran importancia al momento de promocionar un producto, inaugurar un negocio o de atraer clientes. Las estrategias que se desarrollen o diseñen no solo consisten en cubrir un determinado punto, sinoEstrategias que deben tenerse en cuenta varios factores que se relacionan entre sí y que actúan de manera conjunta, siendo algunos de estos factores la selección del mercado que se tiene como objetivo; el desarrollo del producto o servicio a ofrecer; la distribución, como son las actividades de logística y de distribución; y por último, la promoción y la publicidad.

Si te tienes que ocupar tú de las tareas de comunicación, vas a perder un tiempo muy valioso. Además, lo más seguro es que no sepas cómo llegar a los medios. Si hubiera contado con comunicación dos años antes, ahora mismo iría un año y medio por delante en el mercado. En cuanto haces un poco de ruido, se nota. Y no hace falta buscar a una gran agencia. ¡Ah!, y sólo tienes que contratar el servicio cuando lo necesites, no tienes por qué firmar contratos anuales” (Antonio Pedrosa, fundador de Ornellas).

  1. Valora al consumidor

Para que un negocio o PYME sea una empresa de calidad, debe contar con el equipo ejecutivo y empleados adecuados, los cuales brindan a los consumidores productos y servicios de alta calidad, que demuestre que están orientadas a las personas y que se preocupan por sus clientes, esto ayudará a construir una reputación positiva en general.

  1. Establecer los objetivos para iniciar un negocio

los grandes emprendedores al momento de iniciar su negocio definen con claridad sus objetivos y no sólo se plantean la idea de hacer dinero, debido entienden que el dinero no representa una prioridad al emprender un proyecto empresarial, sino que los deseos de superación e ideales de cambiar el mundo son las razones que los guiaron.

influencer joven

  1. Concretar un modelo de negocio

Es preciso definir el modelo de negocio que se deberá seguir, para concretar esto es necesario responder a una serie de preguntas:

¿Cuál es mi producto o servicio?

¿Voy a fabricar el producto o solo a comercializarlo?

¿A quién voy a venderle?

¿Qué medio voy a utilizar para llevar mi producto a manos del cliente?

¿Qué tiene mi producto que no tenga el de la competencia?

Y toda pregunta relacionada con la idea de negocios.

  1. Diseñar un plan de negocios

Un plan de negocios es un conjunto de objetivos de una idea o iniciativa empresarial, que se constituye como una fase de proyección y evaluación, este permite organizar las idea y simular su rendimiento en el mercado. Para definir un plan de negocio es necesario:

  • Tener definido el modelo de negocio y sus acciones estratégicas.
  • Determinar la viabilidad económico- financiera del proyecto empresarial.
  • Definir la imagen general de la empresa ante terceras personas.
  1. Financiamiento del negocio

Hay errores que pueden llevar a las empresas de reciente creación a la quiebra, uno de los más notorios es el “sobreendeudamiento” qué puede acarrear grandes problemáticas de financiamiento, sin embargo, para evitar caer en ese error, al principio es vital minimizar los gastos lo más que pueda y en caso de tener que recurrir al mercado financiero en busca de dinero, se deben comparar las diferentes tasas de interés, para elegir las más bajas y aquella que brinden facilidades de pago.

  1. Momento de iniciar

Una vez que se han definido las acciones estratégicas, el modelo de negocio, el aspecto económico y la imagen de la empresa, es preciso no titubear y seguir adelante con el proyecto de negocio, pues se está pasando de la teoría a la práctica y surgirán toda clase de retos y desafíos. Asimismo, se deberá tener especial cuidado con el tema legal, un asunto que muchos emprendedores ignoran.

PYMES exitosas

  1. Análisis del entorno

Debido a que la información es poder, conocer a los clientes, proveedores y competencia será fundamental para hacer competitivo el negocio. Debes escuchar a tu entorno, dale a tus clientes lo que quieren, crea relaciones mutuamente beneficiosas con tus proveedores y analiza la estrategia de tu competencia.

  1. Establece tu estrategia de crecimiento

para que cualquier empresa pueda crecer, se deberá estar en constante Innovación y adaptarse a los cambios del entorno, ello debido a que la mayoría de los negocios se quedan estancados con una pequeña porción del mercado que les genera dinero suficiente para subsistir y mantener a su dueño, sin embargo, un verdadero emprendedor no es conformista y siempre está buscando maneras de ampliar su negocio.

Consejos sobre emprender un negocio

  1. “Es un error pensar que únicamente montas tu empresa para ganar dinero”

“Si sólo estás pensando en hacerte rico, vas por muy mal camino. Tienes que tener vocación de empresario. Plantéate primero qué tipo de empresa quieres crear, y con qué proyección de futuro. Hay emprendedores que montan su negocio únicamente porque se quedan en paro y no tienen –o no ven– otra salida. Es una fuente continua de problemas. Por mucho que te asocies con personas motivadas, si algo sale mal, tirarás la toalla a la primera de cambio”. (Javier Carril, co-fundador de ExeCoach).

  1. Desenfocamos “Nos desenfocamos con tanta facilidad…”

“Los emprendedores nos olvidamos del objetivo principal de una empresa: vender, vender y vender. Céntrate en la calidad y en el momento de venta de tu producto o prestación de tu servicio, y en tener un buen departamento postventa. Y el resto, subcontrátalo. Supervísalo, pero externalízalo: tanto lo que no sepas hacer como lo que te requiera un esfuerzo que te quite de vender. Si sueñas con tu idea en lugar de con las cuentas, se te van a ocurrir muchas más ideas. Pero, cuidado, eso no significa desentenderte”. (Antonio Pedrosa, emprendedor).

  1. “Tú no vendes lo que quieres, sino lo que la gente desea comprar”

“Cuando arrancas con tu negocio, no es tan importante hacer un business plan perfectamente definido a tres años como saber de dónde vendrán tus ingresos. Para hacerlo bien, no sólo tienes que echar cuentas, también deberás salir a la calle y hablar con clientes potenciales y con gente de tu sector. Esto te llevará, seguramente, a rehacer tu idea inicial. Un buen plan y un estudio de mercado hecho por el propio emprendedor, puerta a puerta, es garantía razonable de éxito”. (David Pérez García, fundador de Damtec).

  1. “No le des más vueltas… y ¡monta ya tu empresa!”

“Si ya has entregado los papeles, aunque no hayan pasado todavía por los trámites administrativos, ya puedes comenzar a operar con tu empresa aprovechando los vacíos legales. Si te esperas a recoger la documentación, puede que dejes en el camino clientes, períodos de carencia o que salgas en un mes que puede no ser el mejor para tu negocio”. (Antonio Pedrosa, emprendedor).

  1. “Huye de exageraciones en tu plan de negocio”

“Tu plan de negocio tiene que ser realista, nada de ‘vamos a ser líderes mundiales, conquistaremos el 1% del mercado chino, no tenemos competencia, nuestra tecnología es única’. Un plan no deja de ser una venta. De hecho, la primera acción de tu empresa es la venta de tu compañía a tus inversores, tanto si es a un banco, como a un inversor privado…” (Ramom Nogueira, emprendedor).

  1. “No da lo mismo en qué momento lanzas al mercado tu empresa”

emprender negocio

“Planifica y decide la creación de tu empresa con antelación, procurando, siempre que te sea posible, que el inicio de tus operaciones coincida con el año natural. No pienses en las subvenciones como base de tu empresa cuando quieras empezar un negocio… lo único que conseguirás es perder tiempo. Eso sí, infórmate de las exenciones y ayudas que existen para emprendedores”. (Ignacio Bao, fundador de Bao & Partners).

  1. “Una buena agenda no sustituye nunca a la planificación comercial”

“Los emprendedores confiamos demasiado en nuestras agendas y pensamos que un negocio crece porque sí. Nosotros creíamos que bastaba con una web y con la buena acogida de nuestro producto, pero después de agotar nuestros contactos, y hasta que los clientes empezaron a repetir, empezó el problema de introducirnos en el mercado e implantarnos”. (Daniel Aixelá, fundador de Coccions).

  1. “Agárrate a tu nómina”

“Si tú o alguno de tus socios disponéis de una nómina, mantenedla y compaginad vuestro trabajo con la actividad emprendedora hasta que el negocio arranque. Aunque implique un doble esfuerzo, si hay problemas, puede ser un aval frente a un incremento de crédito”. (Yolanda Chía, emprendedora).

  1. Jurídica“La forma jurídica, los impuestos, los contratos… todo eso es lo más fácil”

“Los obstáculos con los que te encuentras no suelen ser los que prevés. Hay cuestiones que parecen difíciles y que se resuelven pagando 170 euros a un notario. Los problemas son otros: normas contra incendios, licencias para manejar sustancias peligrosas o la necesidad de elaborar un proyecto antes de levantar una nave”. (Pablo Sanagustín, fundador de Arelux).

  1. “¿A qué se te ha olvidado que vas a tener competencia?”

“Por si no te lo han dicho todavía, ¡siempre vas a tener competencia! Antes, durante… y después de poner en marcha tu negocio. Una primera señal para saber si tu plan de empresa funciona (o no) es cuando reflejas en él que no tienes competencia o se te olvida mencionar cómo es la misma. Y por competencia no sólo me refiero a la directa, también la indirecta. Es verdaderamente difícil que estés solo en el mercado”. (Ignacio Bao, fundador de Bao & Partners).

Principales errores al emprender un negocio

En México, 8 de cada 10 empresas fracasan antes de cumplir los 5 años, y el 90% de las PYMES no sobreviven los 10 años. Te compartimos algunas de las equivocaciones más comunes que derivan en fracaso y cómo evitarlas.

  1. No planificar

La planificación es algo que en cualquier empresa no debe de faltar, porque permite saber por dónde se quiere ir para alcanzar los objetivos.  Plasmar por escrito un plan debe de tomarse como una disciplina, de otra manera se olvidarán muchas cosas importantes para el negocio que pueden derivar en un fracaso.

  1. Empresa sin gananciasEmpresa sin ganancias

Todas las empresas que no generan ganancias es seguro que están condenadas al fracaso, aún las empresas sin fines de lucro necesitan donaciones que les permitan mantenerse operativas. Por eso es importante que antes de intentar vender un producto o servicio, se debe cuestionarse cómo va a generar ganancias la empresa.

  1. Oportunidades limitadas

No siempre una idea aparentemente buena se puede convertir en un negocio exitoso, creer que tu producto o servicio es el mejor del mercado y que todos lo necesitan, no quiere decir que todos lo van a comprar, ésa puede ser una fórmula para el fracaso. Esta situación se puede evitar a través de la investigación de mercado, misma que arrojará datos reales sobre lo que necesitan los consumidores, dando mayores oportunidades de venta a tu producto o servicio.

  1. Corta visión de emprendimiento

No basta con tener una idea de negocio, lo que realmente importa es llevarlo a la práctica, tomando decisiones y riesgos, de otra manera no tienes el perfil que se requiere para ser empresario. Ir paso a paso es bueno, prueba y error es lo clásico, pero seguir ese camino es tener una visión pequeña con resultados pequeños, que harán que nuestro emprendimiento sea un fracaso. Nuestra visión debería estar cimentada con objetivos de mediano y largo plazo.

  1. Lugar equivocado

Si se piensa que no tener competencia en determinado lugar es bueno, ¡cuidado! es una alerta al fracaso, ya que podría significar que no hay mercado, aunque también se debe de cuidar que la zona no esté saturada, buscar el equilibrio es lo más razonable. No asumas que Microsoft o AT&T son demasiado grandes o lentos para preocuparte, porque ellos si se preocupan por ti.

  1. No tener propiedad intelectual

Si una empresa no tiene registradas sus marcas, patentes o derechos de autor, ocasiona no tener una sólida ventaja competitiva con la que puedas atraer inversionistas, este es un fracaso del cual pueden aprovecharse los competidores. Todo producto o servicio es el resultado de una larga cadena de innovaciones, grandes o pequeñas, por lo que la empresa debería estudiar la mejor manera de utilizar el sistema de propiedad intelectual en beneficio propio.

  1. Ahuyentar inversionistas

ahuyentar inversionistas

Si las empresas no tienen personas con experiencia, ni el dominio en la operación del negocio, no despierta el interés de los inversionistas, porque estos no financian ideas sino personas, intentando de esta manera reducir al mínimo los riesgos que puedan presentarse. Generar desconfianza entre los inversionistas puede conducir al fracaso de futuras inversiones para el negocio, por eso es de gran importancia que dentro del equipo de trabajo estén personas altamente capacitadas, comprometidas al 100% y apasionadas con lo que realizan, realmente es allí donde radica el punto de inflexión para tener éxito o no.

  1. Subestimar los recursos

Generalmente estamos tan entusiasmados de nuestra idea que subestimamos los recursos que verdaderamente necesitamos, no nos damos cuenta que pesa más el optimismo que los números, creemos que todo surgirá como inercia, sin duda una equivocación importante que puede llevar al fracaso. Siendo el principal recurso el dinero para financiar un proyecto, también debemos tomar en cuenta los contactos en la industria, el acceso a los canales de marketing y sobre todo saber administrar los recursos.

  1. Estrategia de mercadotecniaPésima estrategia de mercadotecnia

Obtener recomendaciones de persona a persona no garantiza que los productos o marcas de una empresa puedan ser visibles o exitosos en el mercado actual. La solución a este problema se puede encontrar en crear una estrategia efectiva e innovadora de mercadotecnia para atraer más clientes al negocio

  1. Darse por vencido

Una de las principales causas de no tener éxito en las empresas es que los emprendedores simplemente se cansan muy rápido al no ver resultados y cierran la compañía. Y es que como emprendedores, llega un momento en el que la idea de negocio no se le encuentra la fuerza ni la motivación. A pesar de algunos errores y fallas, muchos emprendedores exitosos como Steve Jobs y Thomas Edison continuaron trabajando en su proyecto hasta que triunfaron.

  1. No contar con un plan de negocios

El plan de negocios estructurado será la guía que te lleve hacia el cumplimiento de todas las metas, pero sin este tan solo estarás condenando tu negocio al fracaso.

Por lo tanto, lo que tienes que hacer es definir en dicho plan los objetivos que se quieren alcanzar, definir la estructura organizacional, el dinero que se va a necesitar y todos los demás recursos.

  1. Creer que el producto se venderá solo

Por más interesante y atractivo que sea un producto debes tener claro que este jamás se va a vender solo.

Necesitas organizar estrategias de marketing y comerciales para llegar a tu público. Aquí será de gran ayuda destacar tus ventajas competitivas sobre la competencia.

ventas fáciles

  1. No tener un estudio de mercado

Es igual de malo no tener un estudio de mercado o que este sea deficiente, es importante que puedas conocer en detalle el mercado al cual te estás incorporando. Verás como con este identificas el perfil de tus competidores, las preferencias y necesidades de los clientes, entre otras.

  1. Costos que sobrepasan los ingresos

Es normal que durante los primero meses tu negocio tenga más gastos que ingresos pero esto tiene que llegar a un equilibrio, de lo contrario no tendrás el dinero suficiente para solventar las operaciones de tu negocio.

Debes estar monitoreando de forma constante las entradas y salidas, así como evaluar los gastos fijos.

  1. Comenzar con una liquidez baja

Es cierto que al inicio de un negocio no se cuenta con cierta cantidad de dinero para el óptimo funcionamiento, pero es en este momento en el cual tienes que acceder a financiamiento para cubrir por lo menos los activos básicos.

  1. No establecer el precio adecuado al producto

Otro grave error, como suele ocurrir que dentro de un sector hay mucha competencia la tendencia es que los negocios nuevos establezcan precios más bajos. La realidad es que no puedes darte este lujo.

  1. No tener un presupuesto

El daño principal que esto te puede ocasionar es tener excesos en los gastos, además de una mala administración del dinero. Es fundamental que puedas fijar un presupuesto anual y mensual para que el estado financiero no llegue a números negativos.

  1. Limitar las oportunidades de mercado

Todo negocio debería ser creado para a futuro lograr expandirse y diversificarse, por eso la recomendación de los especialistas es que incursiones en más mercados. Con ello también estarás disminuyendo el riesgo y la innovación será parte de tu rutina.

  1. No acudir con expertos

Otro gran error que no debes cometer, el lamentable que muchos emprendedores se nieguen a recibir ayuda. No desaproveches la oportunidad de obtener consejos y asesoría con personas especialistas.

asesoría de expertos

  1. Ignorar las disposiciones legales

En cada país existen determinadas disposiciones legales y fiscales que se deben cumplir para que el negocio se encuentre legalmente constituido contribuyendo formalmente a la economía.

  1.  Miedo a fallar

Es normal que al comenzar con un negocio tengamos miedo a fallar, pero este pensamiento no debe permanecer por mucho tiempo. Cometer errores es parte del proceso, lo importante es que puedas evitar cometer la mayor cantidad posible, por eso la entrega de estos consejos.

Los verdaderos emprendedores toman el fracaso como un reto a vencer para lograr el éxito, ellos saben que deben aprender de sus errores y usar la experiencia para seguir adelante con una nueva idea.

Según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía en México, de poco más de 4 millones de empresas existentes en México durante 2014, el 97.6% son microempresas y concentran el 75.4% del personal ocupado total, seguidas por las empresas pequeñas con el 2.0% y el 13.5% y las medianas que representan el 0.4% y el 11.1%, respectivamente.

Esperamos que estos consejos y recomendaciones ayuden a los emprendedores a seguir adelante con tú negocio, pues solo es cosa de recordar aquel dicho que dice “no hay peor lucha que la que no se hace”, por ello lucha por tus sueños y no dejes que se pierdan en el camino.

También te puede interesar:

15 Lecciones para pasar de emprendedor a empresario

50 preguntas para hacer crecer tu negocio

21 Hábitos de los empresarios exitosos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.